• Cámara rota

Cámara de Ecos



Por Olliniltzin López


Después de un mes bastante complicado en cuanto a la vida y el trabajo, estoy intentando retomar con regularidad este espacio. De antemano, una disculpa a la gente que amablemente me lee, han sido días muy complicados en lo personal, pero acá estaremos intentando recomendarles artistas no tan conocidos y que, en mi humilde opinión, merecen una escuchada.


Esta vez, desafortunadamente, se me pasó el lanzamiento del último disco del gran Kendrick Lamar, y también perdí la oportunidad de platicarles un poco de The Smile o de Maggie Rodgers y su ultimo EP, antes del próximo lanzamiento de su álbum.


Sin embargo, aprovechando que nos encontramos iniciando el mes del orgullo LGBTQ, quisiera tomarme el tiempo para recomendarles algunos trabajos de artistas que tal vez no tengan la proyección de Pablo Vittar o de Tegan and Sara, pero que, por sus aportes a la música, valen muchísimo la pena.


Dentro de esta lista vamos a explorar géneros muy diversos, y me gustaría comenzar platicándoles un poco de Orville Peck. Él es un músico canadiense que tomó bastante notoriedad en la escena independiente por su vestimenta de vaquero, utilizando siempre máscaras en sus presentaciones y, además, cabe señalar que todas sus canciones pertenecen al género country, y es por esto que muchas veces está fuera del radar de muchos.



Una de las cosas que más disfruto de sus composiciones es la tesitura de su voz, que es como escuchar a Elvis vuelto a nacer, cantando himnos country que pueden ir desde lo mal que lo pasó en un viaje por Mississippi o de amores que le rompieron el corazón en el camino.


En su primer disco, curiosamente titulado Pony, no solo se esmeró en que el sonido fuera completamente country, sino que incluyó elementos en sus presentaciones en vivo que de inmediato lo posicionaron como uno de los artistas emergentes más interesantes. Para muestra, basta ver este vídeo para KEXP, en donde interpreta el tema Death of Night.



Le costó mucho ganar un grupo de seguidores, sobre todo porque la música Country tiene mayormente público redneck, pero gracias a menciones de íconos del género como Dolly Parton, hoy podemos hablar de Bronco, su segundo disco, en el que continua con el estilo musical de Pony, pero con un nivel de composición y de instrumentación que va mucho más allá. Me atrevo a decir que vocalmente también vemos una evolución importante en temas como The Curse of the Blackened Eye. Como siempre, dejo la lista para que escuchen Bronco:

















Continuando ahora con sonidos mucho más experimentales, me toca platicarles de una ícono trans de la música electrónica, el ambient y la música de vanguardia.


Arca es originaria de Caracas, Venezuela y en realidad es el alias de Alejandra Ghersi Rodríguez. Comento esto porque ha colaborado con artistas de la talla de Bjork y cuenta con varios discos aclamados por la crítica. En el inicio de su carrera, como podrán imaginarse, fue muy complicado para Arca poder crear la música que imaginaba sin contar con las herramientas necesarias.


Es así que utilizando samples de canciones que van desde Daft Punk hasta The Strokes, Arca comienza a crear tracks utilizando únicamente software en una computadora. Es hasta 2012 que comienza el ascenso de su carrera musical, que la ha llevado a trabajar con Kanye West, Rosalía y FKA Twigs.



Es así que su álbum homónimo (Arca, 2017) está repleto de texturas musicales perfectas para un viaje de introspección y autodescubrimiento. Además, el año pasado salieron varias compilaciones con diferentes atmósferas sonoras llamadas KICK, que también valen mucho la pena checar si les gusta el género.

















Y por último, vengo a platicarles un poco de uno de los descubrimientos que me hicieron feliz estos años de pandemia. Definitivamente, Girl in Red es, de todo lo que pasé a recomendar el día de hoy, mi preferida. Especialmente porque disfruto mucho el trasfondo de sus canciones; verán, el primer sencillo que lanzó lleva por titulo I Want To Be Your Girlfriend, en donde claramente habla de cómo le gustaría ser la pareja de otra chica.



De igual manera, incursionó en el mundo de la música Indie Pop, trayendo comentarios positivos de varios músicos reconocidos, incluyendo a Taylor Switf. Después de muchísima espera, el año pasado por fin pudimos escuchar completo su primer material de estudio if i could make it go quiet, en donde toca temas que van desde el desamor hasta la anorgasmia, no teniendo empacho en expresarnos de manera peculiar lo que implica estar soltera, sola y cachonda en un autobús.


Este es de esos discos que de verdad espero le den una oportunidad de principio a fin.



Entradas Recientes

Ver todo