• Karla Cruz

Consejos para hacer chilaquiles


Nunca he conocido a alguien que prepare los chilaquiles perfectos. Todos tienen algún defecto que te derrumba las ilusiones al primer bocado. Que si la tortilla está muy dura, o en su defecto, muy blanda; que si la salsa es picante o no, algunos discrepan mucho entre si acompañarlos con huevo o carne. Hay quienes no les ponen crema y queso…¡una verdadera locura!


Los chilaquiles son el remedio casero para las crudas, y no solo de esas que dan después de tomar, curan la cruda moral, amorosa, familiar y esa que causa la soledad. Entre más solo, mas chilaquiles; si le duele mucho el corazón, coma chilaquiles, y es que son milagrosos, nada como un buen plato para empezar la mañana, que digo la mañana; la semana.


Mi abuela era la que mejor los preparaba, con sus manos oscuras y gruesas; como de corteza, troceaba las tortillas, y las ponía a secar al sol. Dicen que a uno le tiene que dar el sol, porque si no se va muriendo poco a poco, o mucho a mucho, como las flores cuando se marchitan. Yo creo que si estás muy enojado es porque no te da el sol, o porque no comes suficientes chilaquiles.


Y no es coincidencia que los chilaquiles también sean verdes, son como la naturaleza, cada uno de sus elementos viene de las cosechas, y es que acompañarlos con carne es un privilegio, mi mamá solo les pone crema y queso, y así los comemos y disfrutamos, como la gente humilde del rancho. Y aun así, con todo y eso, no quedan totalmente perfectos, te digo que la vida es como los chilaquiles y los chilaquiles son como la vida; nunca estamos satisfechos. Mejor recuerda que ni muy suaves, ni muy tiesos, pero eso sí, muy picantes, para salir avantes.

Entradas Recientes

Ver todo