top of page
  • Foto del escritorOmar Cruz

La primera profecía: o el nacimiento del chacal




Por Omar Cruz



«Como una vieja navaja en las noches:

deshojando las plegarias y los misterios

que habitan en el hueco que empalma la vida».



Ciertamente, son muchos los enigmas que se encierran en la concepción del mal y sobretodo, en aquellos que han sido y serán a través de los años sus progenitores. Desde los orígenes de la humanidad; el mal se ha convertido en una figura de impacto inmediato, rodeada de leyendas y varias conspiraciones engendradas con la vehemencia del miedo; que rodea a la humanidad y la mantiene atada y, a la espera de un atroz castigo, que según antiguos textos; será enviado por aquel a quien deciden llamar Dios u otros seres halados con capacidades divinas.


Quizá en donde gira el entorno de lo múltiple y lo politemático, encontremos otras respuestas en cuanto al nacimiento de la maldad. Por ejemplo; en las escrituras bíblicas es muy notable el uso de la oscuridad y lo tenebroso como un método y forma de control en las sociedades. Es decir, a través del miedo que imponen en el opaco rostro de la maldad y lo pecaminoso logran influir y guiar corderos hacia un lugar del que parece no haber retorno. La estrategia para hilar todo lo anterior es desde antaño la misma; juzgar como se hacia en el antiguo testamento, engendrando el temor a lo oscuro y, a la maldad a través de las lecturas en la biblia; el libro del apocalipsis, las revelaciones y otros textos en los que, el adoctrinamiento es mucho más nocivo para el pensamiento puro y para la razón.


Desde estas premisas, creo que surge la última entrega de las películas sobre el surgimiento del hijo del chacal «La primera profecía» una cinta que viene a proponer una visión innovadora en cuanto a trama y también en el entorno de los efectos especiales. Si bien es cierto que, esta película es una precuela de las dos anteriores aquí también vamos a encontrar misterios que quizá en las anteriores no habían sido contados o que los pasaron por alto, pensando en futuras entregas de esta maravillosa saga.


«La mujer y su virginidad siendo el máximo trofeo del chacal»


No es nada nuevo decir que en las sociedades y, a través de los años a las mujeres se les exija tanto en cuanto a su cuerpo y, a la manera de cuidarlo como un templo, a veces tan extremo que, se les pide usar un vestido blanco para el matrimonio como un símbolo de pureza. Esto también es reflejado en la película ya que, las mujeres entregadas al chacal —como si fueran simples objetos— deben cumplir con el requisito de ser vírgenes o en todo caso; monjas que hayan entregado su vida y comunión a los pies de aquel que llaman su Dios o su creador.


«De las aguas revueltas y en los mares embravecidos nacerá el chacal»


El título anterior obedece a una metáfora bíblica en la que se nos hace referencia a la que según las escrituras será la cuna del chacal. Si bien es cierto, es imposible que el chacal (o el hijo del diablo) nazca entre las olas del mar o en las aguas más embravecidas de un río revuelto. Lo cierto es que, esa metáfora nos lleva hacia un lugar más visible para nosotros, que asemeja esa turbulencia y caos constante. Diríamos que, el poder y todo lo que lo engloba puede cumplir esa visión, es decir; la política, las revoluciones, el empresariado e incluso la misma iglesia forman parte de ese poder del que según las escrituras bíblicas surgirá el chacal. Todo lo anterior también es mostrado en la película a manera de presagio. Los actores principales se van dando cuenta que al rodearse de los grupos anteriores; cayeron en un abismo sin retorno del que solo existe la posibilidad de salir con la plegaria o resignarse por completo y dejarse llevar, para ser engullidos por el chacal.


«Desvelando los misterios de la primera profecía del chacal»


Hay otros elementos de esta película que también me gustaría destacar y sin duda la fotografía es uno del cual podemos hablar muy bien, ya que han hecho un trabajo de antología. En cada escena, es agradable notar como la toma anterior deja esa fría sensación de vacío, como un lugar profundo que nos mira de regreso mientras esperamos con paciencia la siguiente toma y así, de manera sucesiva se van construyendo unos fotogramas calculados de forma precisa para el entorno de la película.


El otro aspecto que me ha gustado mucho es el maquillaje y es que no es el típico de una cinta de este calibre y quizá, es por eso que llama la atención. La estética visual del maquillaje va dando más a un performance e incluso la figura del padre del chacal es mostrada como la cabra sin obviar sus características tétricas, pero dejando muy marcada la huella de los artistas visuales y digitales que guiaron todo el proceso de creación desde el principio hasta el final.


«El poder disruptivo de la iglesia para permitir el surgimiento del chacal»


Hay también en la película un par de lanzas para quienes dirigen desde hace mucho tiempo la fe en esta tierra. Este elemento también es destacable ya que, la visión que nos entrega la guionista es la del uso de la fe como un método de control y manipulación para generar simples máquinas y adeptos y no la que practicaba el mismo Martin Luther King y otros de su época.


Este elemento anterior le da un giro diferente a la cinta ya que, la guionista Arkasha Stevenson también nos trae a la memoria aquellas viejas prácticas a las que ha recurrido la iglesia con tal de mantenerse vigente aún y cuando parece que está por derrumbarse en pedazos y que le han funcionado de tal manera que, a día hoy las siguen usando de forma frecuente, como sino se notara y no pasara nada con la manipulación deplorable en la que han caído.


«Se cumple la primera profecía: nace el chacal (o la bestia) llegan los presagios»


Nuestros dioses suelen por alguna extraña razón hacernos esperar y dejarnos caer por partes todo el peso de la maldad; para que la rechacemos o nos dejemos consumir por ella. Este quizá sea el misterio que encierra «la primera profecía» esa visión ejecutada de un mañana que esperamos pero que, se nos es imposible validar y lo vamos dejando hacia un lado olvidándonos de que; la biblia también está llena de metáforas y otras expresiones literarias que se pueden conjugar con figuras, imágenes, lugares, momentos y personas que caminan al lado de nosotros, que ostentan espacios públicos y suelen presentarse como ángeles en caminos recónditos y mostrar su rostro de chacal en aquellos que suelen estar cerrados y no tan a la vista de los hombres y las mujeres que ya han despertado.


Entradas Recientes

Ver todo

تعليقات


bottom of page