• Frida Cartas

La vida es un cabaret


Frida Cartas


Por estos días la compañía Parafernalia Teatro cumplió 10 años y lo festejó con una noche de sketches, informe de actividades, charla con el público, y taquitos de cortesía, donde las personas que asistieron pudieron conocer un poco más sobre lo que hay detrás de cada proceso de producción, ideas, creación y dificultades con los que (para nadie es secreto) se enfrentan los jóvenes artistas en este país.

Y es que para empezar la disciplina-género del teatro-cabaret es un arte que crítica directamente a la política y sus actores, quienes son a través de la institucionalidad los que se encargan de aprobar becas o co-financiamientos, y que como sabemos no les gusta ser criticados. He ahí el primer pie puesto. Pero el trabajo del cabaret tiene una “mala pata” antes, un poco atrás, pues para mucha gente “especializada” en teatro aún hoy en día, el cabaret no es un género teatral y hay severas manifestaciones de no apoyo y desprecio sobre este trabajo escénico. Lo cual desde luego es falso, el cabaret sí es un género teatral. Que no tenga el mismo apoyo o difusión en México o en general en las artes escénicas, es otra cosa sobre la cual se podría escribir aparte.

Parafernalia Teatro, una compañía que se fundó en 2011, cuando sus integrantes estaban en sus veintes, lo hicieron con el objetivo de dirigirse a los jóvenes, y se ha caracterizado por hacer de la sátira política y el humor, un señalamiento de las situaciones que acaparan el desempeño de funcionarios en la prensa, pero también de problemas sociales como las juventudes y su sexualidad, y todo el peso moral que conlleva tal ejercicio de derechos humanos.

Esto es quizás la principal diferencia con el teatro convencional, que acá en el cabaret la dramaturgia proviene “de lo que pasa en la realidad”, de lo que le puede pasar una señora ama de casa al tratar de agrandar el gasto de la familia en el mercado, del feminicidio, de la joven acosada o que se enfrenta a una decisión de aborto, del joven gay que teme hacer pública su orientación sexual, de las víctimas de desaparición forzada, o de las elecciones y los jueces corruptos. Por mencionar algunos ejemplos. Acá no hay dramaturgia de plumas que en su estudio de creación “imaginan”, acá es una cabare-turgia que viene de lo que los jóvenes, las mujeres, los votantes, las señora madres de familia, y la ciudadanía, dicen-opinan-comentan-la prensa informa. Todo ello aderezado con la creatividad y convicciones o afinidad política de la compañía de cabaret. Y en ese sentido hay un puente más estrecho con los auditorios, donde no existe una cuarta pared, donde el cabaret tiene historia, y ésta se ha caracterizado por ser parte de un movimiento social cuyo sujeto político es la injusticia expresada en las risas, el humor, el arte y la cultura.

Los cabareteros y cabareteres son arti-vistas. Con los shows de cabaret se protesta al tiempo que se colectiviza mediante una obra, se crea una empatía con el público a través de la risa y la improvisación teatral en una noche de cabaret. Con los shows se intenta aportar, socializar, imaginar juntos y juntes posibles soluciones, mundos diferentes, e incidir políticamente riendo de lo que duele, de lo que cansa, de lo que es injusto como la pobreza, la marginación, el abuso de poder, la vulnerabilización que hace el sistema sobre los derechos humanos, y la corrupción. Para la gente del cabaret el escenario también puede ser un vagón del metro, una plaza, la cancha de la secundaria, una cafetería, las escaleras del congreso. Es un género de teatro flexible, solidario y generoso.

Esta noche de celebración la compañía rindió cuentas de los ingresos y apoyos económicos con lo que en 10 años han contado para producir y crear, y llevar así los shows a espacios alternativos, y buscar también espacio en los recintos más oficiales o conocidos, pero además en escuelas con jóvenes y adolescentes donde se han presentado, en plazas donde les han visto familias y amas de casa.

Esta noche fue de llamado a seguir colectivizando la cultura, el arte, la crítica política y las afectividades-empatías. Pero también de pedir apoyo para difundir, recaudar, acompañar y seguir protestando y uniendo causas. Podemos ver más en www.parafernaliateatro.com/informe sobre la compañía, y contactarles en su redes sociales para saber alguna de sus presentaciones, actividades, o aportarles.

Entradas Recientes

Ver todo