• Nicolás Jaula

Tutorial para enamorarse



Conoces a alguien y esa persona comienza a gustarte, por cómo se viste o la música que escucha. En muchas ocasiones nos buscamos en la otra persona y sólo si nos encontramos en ella, le damos la oportunidad de poder gustarnos. Comienzas a salir con esa persona, hablan de su pasado, de sus amigos, de su familia. Con el paso de las semanas te puedes dar cuenta de los siguiente: que es un patán o patana, o bien, que es una buena persona con la que puedes entablar una relación amorosa. Si te sucede el primer caso, puedes reaccionar de dos formas: o rechazas a esa persona o te quedas con ella teniendo la esperanza de que cambie solo o con tu ayuda. Si tu caso es el segundo, puedes relajarte y comenzar a tener una relación sentimental con esa persona. Es muy probable que las cosas salgan bien.

Van pasando los días, las semanas, los meses. Durante ese tiempo puede que las cosas que te gustaban de esa persona en un inicio hayan cambiado. Al conocerlo, te gustaba cómo se vestía, pero ahora ya lo has visto en pijama y sin bañarse; te atraía su gusto por el cine de arte, pero ahora sabes que un gusto culposo suyo es la película "Triunfos robados"; adorabas su conocimiento en música clásica, pero en la primera borrachera que tuviste con él, cantó de memoria diversas canciones de Maná y Hombres G. No es que te haya mentido en sus gustos, sino que había cosas que por pena no te había compartido. Ahora que las sabes, puedes reaccionar de dos formas: Te decepcionas porque esa persona no es completamente perfecta para ti o comienzas a entender que las personas nos componemos de muchos elementos, muchos gustos, muchas experiencias e historias. Si eliges la primera, puedes dejarlo, conocer a alguien más y repetir este tutorial desde el principio. Si eliges la segunda, puede que ni aún así tengas la mejor relación de todas y existen posibilidades de que tu noviazgo de todas maneras acabe en cualquier momento; por cualquier razón esperada o inesperada. Si tu relación acaba, puedes estar seguro de algo, que al final, pese al fracaso, conociste más allá de la superficie a la persona con la que estuviste y que quisiste tanto. Si tu relación nunca llega a acabarse, probablemente es porque te encuentras con la persona indicada y lo más importante, él o ella, igualmente se encuentran en la misma situación.


Entradas Recientes

Ver todo

Yo contigo