• Nicolás Jaula

El viaje


Era la primera vez que lo hacía, tomar un autobús para encontrarse con alguien que conoció por internet y que vivía en otra ciudad. Al comprar su boleto de autobús se puso a pensar que era como comprar su entrada a un espectáculo. Para él, ella era un espectáculo. ¿Tres o cuatro horas de distancia?, ¿cuántos kilómetros eran? Abordó el transporte, se sentó en su asiento recordando las excursiones de su niñez durante la escuela. Así se sentía, contento, temeroso y entusiasmado. Pasando la mitad del viaje, comenzó a preocuparse. ¿Qué pasaría si las cosas no salían como él esperaba? ¿Qué pasaría si al verlo en vivo a ella ya no le gustaba? Dejó de concentrarse en la película que proyectaban. Ahora en lugar de un viaje, estaba teniendo un malviaje. En ese momento ella le mandó un mensaje diciendo que estaba muy emocionada por verlo. Eso lo tranquilizó. Se acómodó en su asiento y decidió disfrutar los dos viajes, el del autobús y el que estaba convencido que quería comenzar con ella.





Entradas Recientes

Ver todo