• Helly Raven

Miedos




Por Helly Raven


Nadie te cuenta que algunos miedos se meten dentro y se quedan, muy quietos en la oscuridad profunda de tu mente, esperando agazapados el instante oportuno de saltar a tu cuello.


Son miedos adaptados al tiempo, al calor de lo que, como iluso, puedes confundir con seguridad o felicidad.


Se arrastran lentamente en tus venas, alimentándose de pequeñas dudas, de preguntas sin respuestas, de desconfianza y dolor. Se escabullen en los resquicios de la conciencia; en esos espacios vacíos, terrenos baldíos del alma humana que nadie, en sus momentos juiciosos, decide explorar. Están a una brazada de la realidad y, al mismo tiempo, a kilómetros bajo las aguas turbias del océano que llevamos dentro.


Miedo a morir o vivir sin expectativas.

Miedo a no ser suficiente; a olvidar y ser olvidado. Miedo al monstruo que se esconde bajo nuestras camas y que, cuando le observas, lleva tu rostro como una máscara enloquecida.


Miedo a no pertenecer; a no tener ancla, ni puerto, ni velas; a estar atrapado en una niebla infinita y no ser.


Nadie te explica que temerás al miedo mismo, al verbo hecho carne y vértigo abrumador.


Nadie te dice que estás solo. Que otros se negarán a prestar auxilio cuando naufragues, a verse reflejados en la zozobra de tus actos, a tomar la mano que tiendas, desesperado.


Y el miedo también es tu sombra, y la suya, la del otro náufrago, la del ahogado.


Será tu sangre, tu voz y antes de entenderlo, llevarás un vestido de gritos mudos en las tinieblas. Te escurrirás entre los resquicios de la vida, hasta apagarte lenta, inexorablemente.


El miedo es estar solo.

Entradas Recientes

Ver todo

Amarillo