• Juan Ignacio Valencia Díaz

Vamos jugando el juego





Por Juan Ignacio Valencia Díaz


Vamos jugando el juego Que juegan aquellos Que se atreven a tomarse Uno al otro, caminando, De las manos. Me parece Justo, y a buen tiempo que Pueda tomar su mano.


Vamos jugando el juego Ese juego de enamorarse; Que ya me cansé, desde ayer, y tiempo atrás, De jugar el juego de mirarse. Deje usted de salvarse De la dicha que le ofrezco Mire que de sus labios A probarlos apetezco.


Vamos jugando el juego, Le invito, ¡no tenga miedo! Que si lo hemos perdido todo Por ganar también lo tenemos; No se salve usted, rebusque, Tome ganas, salga conmigo Y verá cómo es bueno.


Que las piedras son pesadas Porque uno las carga. Suelte, deje, aviente. Su atención, entusiasta, preste, A las palabras que le escribo. Si por usted es que digo Que sonreír la pena vale.


Más hable, diga usted cosa alguna; Alguna frase se le vendrá, seguro. Más, si a caminar le invitara yo ¿Diría usted sí, o diría usted no? No tendría que responder ahora Quizá mañana, o en una hora. Piénselo el tiempo justo No lo piense demasiado. Que los amantes del amor Esperamos, ¡Y desesperamos tanto!


Pero, ¿Que quiere que haga? Si un poco a diario yo fraseo Por jugar con usted el juego Al que jugar se rehúsa, aparente; Pero le digo, su cara no miente cuando me mira. Le delata La sutil y franca sonrisa expuesta en su inocente y blanca boca. Que de jugos de fruta fresca Quisiera llenarla toda.


Juegue usted conmigo el juego Ese mismo al que le tiene miedo. El mismo en que usted perdió; Amor, amor se llama el juego; El mismo en que todo lo dio, Y que a empezar, encentar -de nuevo- Le ha venido a mostrar. Otra vez, Sonría, ría, trónchese usted A carcajadas. Camine, tropiece, Sea usted tal cual es (Por que por la boca muere el pez) Dicen los sabios que han de saber, Pero cierto es que vive también.


Entradas Recientes

Ver todo

Estaciones