• Karla Cruz

Calaquita descolonial


Eran las 12 en punto

y la calaca se despertó,

300 años estuvo dormida

y ningún ruido la molestó.


Muy rápido abrió los ojos

y de pronto todo cambió,

ya nada era como antes,

su cara se entristeció.


-¡Angelina!

le grito a su hermana,

explícame lo que pasa

que todo está muy raro en esta casa.

Angelina acudió de inmediato.

y por las prisas, se le desconchinflo un brazo,

con dificultad lo recogió

y la siguiente historia le contó:

En 1521, querida hermana,

la tierra se conquistó

con los barbones y su llegada

la sangre se desató.

Se murieron las mujeres, los niños y los hombres

nuestra identidad se perdió,

impusieron sus nuevas leyes

y nuestra cultura se mallugó.

No hay nada más temible, calaca

que un hombre blanco sediento de poder,

no hay nada más triste, mi flaca

que verlos mutilando y matando por placer.

Violaron a mis hermanas,

masacraron a mi gente.

Se robaron las esmeraldas

y nos hicieron creyentes.

Nos presentaron el dinero,

destruyeron el trueque.

Debilitaron nuestras mentes

y nos estigmatizaron por siempre.

Ahora que despiertas,

catrina inmensa, catrina poderosa,

ayuda a que mi gente se levante,

que luchando contra el colonialismo

se acabe esta pesadilla interminable.

Que a mi pueblo no lo dividan las pieles

ni los lugares, ni lo sabores

y que en las milpas abunde maíz de todos los colores.


Mi sangre, catrina, mi hermana

esta noche no salgas,

espera hasta mañana,

descansa que ya no somos Nueva España.

Espera tranquila y vuelve a dormir,

que dentro de 100 años

a varios dictadores habremos de combatir.



Entradas Recientes

Ver todo

Notre Dame

Sueños...