• Cámara rota

Dionisos





Por María Antonelli


Dionisos

mientras duermes,

encerrado en el sueño

observo y manoseo,

la vertical de la nariz

la cima del fruto

el racimo áspero

las trazas de los besos

antes de

y después

del

forcejeo horizontal,

tendidos como quien repta

y se convulsiona como

una piedra en la onda

fuente fecunda oscilando

mis pulsiones desiertas ladran

en un hilo blanco

que resbala tibio y vira

sobre la curva de mi crudo muslo.

Tu rostro precipitado

crea una sombra parda

un recoveco límpido

un kleenex cristalizado.


Morimos y reencarnamos

En personas o cosas;

Tú, carne

yo, indigente

Tú, zénit

Yo, caleidoscopio.

Tú, prisma

Yo, un vaso.


Y todo cuanto poseo

aunque moribundo

te pertenece

cuando dejas caer

tu

fémur

en

mi

espalda dolorosa.

Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta

Epitafio