• Cámara rota

Mujer, vuelve mejor




Por Iris Charo


Mujer, atezada, amerindia, latinoamericana,

de femenino clan, intrépido, indomable,

mujer, castiza, mulata, negra, chicana,

de estirpe pura, de espíritu inalcanzable,

que con la sangre de tu vientre, venerable,

tejes las historias que en su interior la tierra hilvana.


Blanquea, mujer, tu piel, que tal astro parezca

si acogida quieres ser en blanco círculo social,

no sea que tu firme color ennegrezca,

el juicio de los presentes, en forma tal,

que mucho antes que la tarde pardusca anochezca,

serás desestimada como infausto animal.


Enmagrece, mujer, tus redondas carnes

si al íntegro mancebo agradar quieres,

aunque tus recias caderas son como imanes,

de imaginaciones llenas de placeres,

son más bien propias para sucios rufianes,

que para dulces mozos de puros y santos quereres.


Alisa, mujer, tu melena ensortijada,

si a los patrones occidentales buscas ajustarte

pues tu espesa cabellera enmarañada,

impresión da que no agradas del asearte,

aunque ésta sea identidad de tu sangre heredada

en nívea sociedad, eso no es relevante.


Baja, mujer, tu voz constante y fuerte,

si con marido compartir la vida quieres,

sin nada cuestionar, sin provocar debate,

conformándote con lo que él piensa que mereces,

y acompañándole, sumisa, hasta la muerte,

mientras por dentro con tus sueños envejeces.


Cierra, mujer, las piernas, lisonjera,

pues instinos bajos vas provocando,

por darte a los deleites, te censuran de ramera,

cuando, como ellos, solo vas disfrutando

de la lujuria, que parece en ti tan agorera

tan sucia, tan pecadora, tan anatema.


Vuelve mejor, mujer, a tus raíces,

no autocondenes deseos, color, cabello, carne,

censurar no debes todo lo que eres, tus matices,

ni acallar la voz de la pasión que de ti emane,

ni apostatar quien eres, ni todas las directrices

que de tu sagrada tierra, llevas en tu linaje.


Entradas Recientes

Ver todo

Estaciones