• Cámara rota

Presentimiento


Presiento una fina hendidura…

Algo serpentea dentro, semioculto y perturbable, con una fuerza malignamente esclarecedora, corre, se une a las venas de la intuición, y me orilla al arrebato o detiene mi paso…


Una señal, un dolor, una irresistible tentación, ignorarla no sirve de nada, sólo para distorsionar mi pensamiento, para realizarse como incoherencia, e implantarse de forma fatal en mi vida…


Y es que en el fondo no quiero nada, quiero lo menos, lo sencillo, lo insospechado, lo no querido…


Quiero para mí la libertad de lo desconocido, de lo ignorado, de lo incomparable e inasible, y no quiero hablar de ello en exceso, quiero guardarlo para mí y así poder soñarlo, embeberme en ello una y otra vez…


A veces me invade una claridad de conciencia, que me devela cada arista, cada mínima posibilidad, es entonces cuando el ansia y el miedo asoman, ante la contemplación, de la totalidad.



Por Alejandra Villaurrutia.



Entradas Recientes

Ver todo

Notre Dame

Sueños...