• Aarón Tenorio

Primavera


Abrazados bajo esta lluvia primaveral, puedo sentir el latir de tu corazón.

Puedo sentir tus latidos en contra de mi pecho casi al compás del mío.

Beso tu rostro empapado por la lluvia primaveral; susurro un te amo.

Tú me devuelves el te amo con una admirable sinceridad

que queda grabado en el más recóndito rincón de mis pensamientos.


Nuestras miradas se encuentran a unos pocos centímetros.

La mirada dura unos cuantos segundos, pero parece una eternidad.

Un olor a tierra impregna el lugar en el que estamos.

A lo lejos se escucha el murmullo de la gente preocupada por la lluvia.

A nosotros eso no nos importa; no queremos que este instante termine.


Quisiera que alguien fotografiase este momento, y así poder enmarcarlo

y exhibirlo para que aprecien el momento de nuestra felicidad.

La lluvia se detiene y los rayos del sol empiezan a penetrar las nubes grises.

Estamos tan absortos en nuestro abrazo

que por un momento la realidad nos parece inexistente.


Empieza a anochecer, por el momento hay que separarnos.

Nuestras manos están entrelazadas mientras caminamos

por estas calles resbaladizas que ha dejado la lluvia.

No duele decirte adiós, porque sé que te volveré a ver.

Y volveremos a repetir lo que hoy hemos vivido.

TR.



Por Aarón Tenorio.



Entradas Recientes

Ver todo

Sin título